Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


04-01-2019

CAIDA DEL CONSUMO INTERNO Y OTROS FACTORES

Aseguran que para el sector industrial maderero el 2018 fue un año muy complicado

SANTO TOME. En su carácter de presidente de la Asociación de Madereros de Santo Tomé y empresario del sector, Raúl Falero hizo un balance de lo que fue el año 2018, y delineó la perspectiva de lo que puede llegar a ser el 2019. Aseguró que la caída de las ventas en el mercado interno fue el principal problema para la producción, aunque sostuvo que también contribuyeron la quita de subsidios a la energía eléctrica, el estiramiento de la cadena de pagos, y el tema impositivo, “en el 2018 estuvimos, todo el tiempo, trabajando muy al borde del umbral productivo”, manifestó. Asimismo, se mostró optimista al señalar: “esperamos que el 2019 sea un año mucho mejor que este que concluye”.


En declaraciones formuladas a la prensa televisiva local días atrás, el empresario maderero Raúl Falero trazó un panorama de lo que fue el año 2018 para el sector de la industria maderera, en especial para los aserraderos afincados en Santo Tomé, unos quince en total. “El 2018 fue realmente un año muy complicado, un año extremadamente duro, que puso a prueba todo el ingenio y toda la capacidad de los madereros de la zona. La producción se vio afectada por una cuestión de demanda, la demanda interna cayó sensiblemente y esto obviamente hizo que la producción bajara significativamente. Se habló mucho del tema exportación y se pudieron concretar algunas operaciones, inclusive las empresas más grandes siguen realizando algunas exportaciones, pero la verdad es que los aserraderos mediano y chicos han realizado algunos embarques al exterior, pero no hubo una continuidad ni una cantidad que operaciones que muevan la aguja en cuanto a la economía de cada aserradero” aseguró.

“Realmente fue un año muy complicado, pero de una u otra manera lo fuimos sobrellevando y llegamos a este cierre esperando que el 2019 sea mejor que este año”, enfatizó.

SIN DESPIDOS DE PERSONAL

Consultado si hubo despidos de personal durante el presente año en Santo Tomé expresó: “que yo tenga conocimiento no hubo, y podría asegurar que no hubo despido como consecuencia de la baja de la producción. Esto habla muy bien del compromiso de los industriales de la madera en Santo Tomé, y también hay que destacar la paciencia y el compromiso de los operarios de los distintos establecimientos, porque muchas veces sí hubo retraso en los pagos y ellos entendieron la situación, se adecuaron al momento, y llegamos al final del 2018 sin conflictos en el sector”, advirtió.

FACTORES

En cuanto a cuáles fueron los factores que mayormente influyeron en la crisis en el sector maderero Falero insistió que fue fundamentalmente el tema de las ventas. “Ante la incertidumbre de la economía argentina el mercado interno disminuyó sensiblemente. Nuestros productos están destinados en gran parte a la construcción y con esta crisis todo aquel que pensaba invertir en la construcción no lo hizo y esto en consecuencia hizo que no haya demanda de nuestros productos. Después el tema del embalaje y del mueble también se vio muy afectado; en conclusión, la cuestión económica hizo que la comercialización cayera considerablemente”.

“En el tema impositivo o en el tema de tasas, si hubiera ventas no tendríamos ningún problema en asumir estos costos; el tema es que cuando no tenes ventas, cuando no tenes ingresos todo se hace muy difícil. Primero y fundamental que en cualquier industria uno tiene un umbral productivo, eso quiere decir que hay que tener una mínima de producción para cubrir los gastos y que sea rentable y este año (2018) estuvimos trabajando muy sobre esa línea”, explicó.

CADENA DE PAGOS EN PROBLEMAS

Luego añadió: “Por otro lado, la cadena de pagos, por lo problemas de ventas ya minoristas, se estiró muchísimo. Es decir, los pagos que años atrás se hacían a 30 días se fueron a 60 o 90 días, inclusive tuvimos muchos casos de cheques rechazados, etc., y todo esto complicó y mucho el trabajo de los aserraderos”.

“También nos afectó la quita se subsidios en energía eléctrica, porque hizo que los valores de las facturas aumenten bastante, y al tener ventas, fue realmente muy difícil asumir esta nueva realidad”, reconoció.

Más allá de todos estos avatares del 2018, el empresario maderero se mostró optimista de cara al 2019 al señalar: “esperamos que el 2019 sea un año mucho mejor que este que concluye, y que haya un crecimiento en el sector para que podamos seguir trabajando”, concluyó.

 

 


© 2008- 2019 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas