Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


14-01-2020

JINETE QUE MURIÓ EN JESÚS MARÍA

A diez años de la muerte del “embajador” de Fracrán

.


POSADAS (MNES). Se cumplen hoy diez años del fallecimiento del jinete misionero Alfredo Carlos “Puchito” Espíndola, ocurrido durante la 45ª edición del Festival de Doma y Folclore de Jesús María, en la provincia de Córdoba. Una década después, su hermano Marcos sigue sus pasos como jinete, pero su otro hermano, Ezequiel, dejo las jineteadas precisamente a raíz de su fallecimiento.

Pero la herencia de “Puchito” no se reduce al ámbito familiar: cada año, en el Festival de Doma que se realiza en Fracrán en noviembre, organizado por la Agrupación Tradicionalista “El Bagual”, recuerdan a su “hijo pródigo”.

El 13 de enero de 2010, “Puchito” Espíndola cumplía su máxima ilusión: montar en el Festival de Jesús María. El fracranense había sido seleccionado para representar a Misiones como suplente. Los integrantes de la delegación provincial sabían de su pasión y de su deseo de poder montar en Jesús María, por ello el titular del equipo fingió estar lastimado para darle la posibilidad a “Puchito” de realizar su gran sueño.

Pero su primera jineteada en el principal escenario de la doma nacional fue también la última: en un movimiento desafortunado, cayó de su caballo y murió aplastado por el animal.

La muerte de “Puchito” dejó una marca muy profunda en la familia Espíndola-Chaffer. Para sus integrantes, las fiestas tradicionalistas siempre fueron una pasión. Aunque algo cambió luego de aquel 13 de febrero de 2010.

Ezequiel, uno de sus hermanos, quien siempre acompañaba a Carlos a jinetear, dejó de hacerlo a raíz del accidente que le costó la vida a “Puchito”.

En cambio, su otro hermano, Marco Aurelio Espíndola, sigue sus pasos: “En mi familia las jineteadas son una pasión. Para mí es lo máximo poder jinetear. Mi hermano Ezequiel dejó de jinetear cuando falleció Puchito, pero yo sigo. Cuando me accidenté y perdí la mano izquierda, mi mamá me dijo ‘ahora dejá de montar’, pero no puedo. Apenas me recuperé, seguí adelante con las montadas. Es una pasión que llevamos adentro toda nuestra familia”, describió a PRIMERA EDICIÓN.

Hoy, como cada aniversario del fallecimiento de “Puchito”, la familia Espíndola hará un recordatorio muy íntimo del joven que hoy tendría 37 años. Pero la conmemoración principal de la figura de quien alguna vez fue descrito como “embajador de Fracrán” se da cada año el 10 de noviembre, junto con la comunidad fracranense y la Agrupación Tradicionalista “El Bagual”. Es que ese día la agrupación realiza su Festival Tradicionalista de Doma y Folclore y desde el año 2011 se aprovecha la ocasión para rendir homenaje al máximo exponente que supo tener: Alfredo Carlos “Puchito” Espíndola.

Herencia

Marco Aurelio recuerda a su hermano como un apasionado por los caballos y las monturas: “Cuando había una jineteada y ‘Puchito’ no tenía plata, conseguía como sea para ir. Era apasionado, loco por las jineteadas y hacía todo lo que podía para estar. Una vez había una jineteada importante en Paraguay y él no pudo pasar por problemas de papeles o algo así, pero se las arregló para estar: pasó debajo de las monturas en una camioneta donde iba su amigo el payador Enrique Celini. Así era él”, recordó con emoción.

Carlos Espíndola dejó a su esposa con tres hijos: Betiana que hoy tiene 16 años, Dailana de 15 y Sebastián Hipólito, que cumplió 11 el último sábado.

Este último también tiene la misma pasión por las jineteadas que su padre y asegura a sus íntimos que va a seguir sus pasos. Él tenía sólo un año cuando falleció “Puchito”. Lo cumplió cuando éste ya estaba en Córdoba, preparado para dar su ansiada -y a la postre trágica- actuación, que lo convirtió en el primer jinete fallecido durante el Festival de Jesús María.

En la sangre

“Cuando me accidenté y perdí la mano izquierda, mi mamá me dijo ‘ahora deja de montar’, pero apenas me recuperé, seguí adelante con las montadas. Es una pasión que llevamos adentro”, confesó el hermano de “Puchito”, Marco Aurelio Espíndola.

Decía que “iba a hacer historia”

El miércoles 13 de enero de 2010, el 45º Festival de Doma y Folclore de Jesús María se teñía de luto por la muerte del misionero Carlos “Puchito” Espíndola, ocurrida instantes antes de que se autorizara su salida del palenque, cuando cayó del caballo “El Doradillo”, de la tropilla de Cejas-Casas, y éste se hizo para atrás y lo aprisionó, causándole una fractura en la base del cráneo.

Mientras los médicos estaban en el campo de doma y la ambulancia había ingresado para asistir a “Puchito”, el espectáculo en el escenario siguió como si nada, lo que provocó la reacción airada de los jinetes, que se agruparon en el medio del campo en señal de protesta. Finalmente la actividad quedó suspendida y el jueves se ofició una misa en pleno anfiteatro en honor del jinete misionero, quien se convirtió en el primer participante fallecido en los 45 años de competencia hasta entonces.

Luego, sus allegados recordarían que en los días previos Espíndola había prometido a su padre Juan que “iba a hacer historia en Jesús María” y que llegó a decirle que “sería lindo morir allá, jineteando un caballo”.

 

 

“Puchito” fue inhumado el viernes 15 en Fracrán y el sábado 16 fue declarado “campeón honorífico” en el Festival cordobés.

Fuente: Primera Edición


© 2008- 2020 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas