Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


26-03-2020

INCERTIDUMBRE EN EL SECTOR FORESTO-INDUSTRIAL

La actividad maderera se encuentra prácticamente paralizada y aseguran que se interrumpió la cadena de pagos

SANTO TOME. El vicepresidente de la Asociación de Industriales de la Madera y Afines de Santo Tomé, Raúl Falero, trazó el panorama actual que por estos días atraviesa ese importante sector de la economía santotomeña. La actividad está prácticamente paralizada a partir de las medidas que adoptara el gobierno nacional para frenar la propagación del Coronavirus (COVID-19). Ante esta situación de paralización y corte en la cadena de pagos, aseguran que muchos aserraderos no tienen respaldo financiero para afrontar los compromisos contraídos. Se mostró especialmente preocupado por el pago de los sueldos. Son casi 550 familias que dependen de la actividad. Gestionarán ayuda ante el gobierno de la provincia.


STOCK ACUMULADO. Los aserraderos acumulan una considerable cantidad de producción ya lista para comercializar. La situación actual genera un marco de preocupación e incertidumbre en la actividad.

“Efectivamente, a partir del pasado día viernes, la actividad del sector esta totalmente paralizada, acatando lo que establece el Decreto Presidencial de guardar cuarentena. Obtuvimos una autorización local para trabajar el día lunes para poder procesar los rollos que se encontraban en planchada; pero luego de cumplir con esta tarea, de corrido, se paralizó totalmente la actividad de todos los aserraderos de Santo Tomé”, informó Falero este miércoles a un medio televisivo local.

Dicho esto, dejó entrever que todos los aserraderos dispusieron de guardias de seguridad de solo una persona, quien, en algunos casos, realiza el trabajo de secado de la madera.

Luego añadió: “En la provincia en general hay aserraderos que se dedican a la construcción de pallets, los cuales son destinados mayormente al transporte de sustancias alimenticias, por lo que se está tramitando la exención para poder cumplir con los pedidos y para que no haya desabastecimiento en el país”.

Los pallets son las bandejas o soportes de madera donde se estiban los alimentos y productos de primera necesidad que necesitan ser transportados, por lo que los aserraderos que los producen creen que deberían estar encuadrados en las excepciones del Decreto vigente. Para ello, los madereros están reuniendo la documentación respaldatoria correspondiente para poder continuar con su elaboración. Como primer paso, elevarían el reclamo al gobierno provincial.

Consultado cómo enfrenta el sector a esta delicada situación que se esta viviendo, el referente maderero manifestó que “la actividad y toda la cadena productiva esta totalmente paralizada y, por ende, también se cortó la cadena de pagos, por lo que simplemente venimos analizando cómo articular entre el gobierno de la provincia y el gobierno nacional para poder afrontar los compromisos que tenemos a futuro, fundamentalmente el pago de los sueldos. El personal actualmente esta de licencia en cumplimiento a lo que establece el Decreto Presidencial, pero en los primeros días de abril se debe realizar el pago de los sueldos y varios aserraderos ya han hecho adelanto de los sueldos del mes de marzo, por lo que seguramente vamos a necesitar del apoyo del estado (créditos o ayudas) para afrontar la situación”, advirtió.

MUCHO STOCK

También informó que los aserraderos cuentan actualmente con mucho stock de madera debido a que vienen de años malos en cuanto a la comercialización.

“La verdad es que esto del Coronavirus nos agarró muy mal, nos agarró descalzos, porque lamentablemente veníamos de varios años de una actividad en baja, por lo que la mayoría de los aserraderos se encuentran sin respaldo financiero, y seguramente la crisis del sector se va a profundizar”.

“Además del amplio stock de madera, lo que teníamos para cobrar por entregas realizadas con anterioridad esta totalmente cortado porque obviamente al no poder vender no se puede pagar”, resaltó.

Ante la consulta sobre cuánto más podrá aguantar el sector esta situación, explicó que todo depende de la ayuda que reciban del gobierno provincial y nacional porque en este momento las pymes ya no tendrían reservas para cumplir con los compromisos salariales.

“Lo que más nos preocupa es el pago de los sueldos, el resto podemos renegociar, se refinanciará o buscaremos la manera de poder cumplir, pero la prioridad en este momento es que las personas que trabajan con nosotros puedan percibir sus haberes para mantener a sus familias”, aseguró.

En Santo Tomé dependen directamente de la actividad forestal entre 550 y 600 familias.

“Este número por un lado juega a favor en el sentido de la cantidad de mano de obra que ocupan los aserraderos, pero también somos conscientes de que poner en funcionamiento esta actividad va a generar el movimiento de gran cantidad de personas que diariamente concurren a sus puestos de trabajo; y por eso somos muy cauto en el pedido de las exenciones. No es lo mismo en la actividad ganadero o agropecuaria, por ejemplo, donde la actividad es semanal, y con un número muy inferior de personas, que trabajan en lugares muy alejados del pueblo, y están muy aislado y seguros. En un aserradero trabajan 40, 50 y hasta 80 personas que diariamente tienen que transitar por el ejido urbano, lo que obviamente no es conveniente para esta situación del COVID-19”, sostuvo.

Para finalizar, se adhirió al pedido del Comité de Crisis de Santo Tomé y pidió a las familias que se queden en sus casas, que salgan únicamente para lo extremamente necesario, y que se tomen en serio la situación.

“Uno de los grandes problemas que tenemos los argentinos es la falta de disciplina para acatar las directivas de las autoridades: Somos un pueblo indisciplinado y en este tipo de situaciones e ven las consecuencias”, concluyó.  

 


© 2008- 2020 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas