Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


04-01-2018

DOBLE CRIMEN DE LOS PARAGUAYOS

Se cierra el círculo sobre una supuesta deuda relacionada a la venta de estupefacientes

SANTO TOME. Con el correr de los días y con nuevos elementos que surgen de la investigación de la muerte de dos ciudadanos paraguayos ocurridos hace ya más de dos semanas en esta ciudad; los investigadores del resonante caso cada vez están más seguros que de por medio existiría una deuda por venta de estupefacientes y no por cigarrillos ilegales como se dejó entrever en un primer momento. Hay seis detenidos, entre los cuales estaría el autor material.


VICTIMARIO Y VICTIMA. Alejandro Guillen y Espinola Cristaldo habrían mantenido una "relación comercial" que con el correr del tiempo se fue deteriorando. Una supuesta deuda que Guillen mantenía con el "proveedor" paraguayo habría sido el detonante del hecho delictivo que le costó la vida a dos personas.

La alevosía  con que actuó el presunto asesino al terminar con las vidas de los dos ciudadanos paraguayos a quienes mató a balazos y luego todo indica que a uno de ellos le habría producido varias lesiones en varias partes de su cuerpo presumiblemente con un arma blanca; todo hace suponer que el verdadero móvil del doble crimen tenga que ver con la supuesta comercialización de estupefacientes (cocaína y marihuana) en Santo Tomé, cuyas ramificaciones podría tener derivaciones impensadas una vez que la investigación avance.

 A esta conclusión llegan una y otra vez algunas fuentes ligadas a los investigadores del caso, quienes por estas horas descartan otras líneas de investigación, como ser la venta de cigarrillos ilegales. También,  entre las hipótesis se manejó inicialmente la posibilidad que Benedicto Ramón Espínola Cristaldo de 47 (al que primero la policía lo encontró sin vida en un cauce de agua en Paraje Atalaya) se haya querido “pasar” con la mujer de Alejandro Guillén, sindicado como autor material del doble homicidio, o bien tendría intenciones amorosas para con la concubina del homicida. Respecto de esta última hipótesis, los pesquisas en un primer momento se inclinaron por esta posibilidad; pero luego aparecieron claros indicios que el verdadero motivo que desató el baño de sangre con los dos paraguayos acribillados a balazos, no sería otra que una deuda que Guillen vendría manteniendo con Cristaldo Espínola como resultado de la comercialización de estupefacientes.

Un dato no menor es que el día 20 de diciembre en horas de la tarde  pidió un remis para trasladarse hasta la finca de Guillen en el Paraje Atalaya. El hilo conductor de la investigación sostiene que siempre se movilizaba en vehículo de alquiler  y solo, nunca lo hacía acompañado de otra persona, pero en esa oportunidad lo hizo en compañía de otro connacional suyo  cuyo nombre seria Denisse de unos 36 años. Las mismas fuentes admitieron a este portal que apenas arribaron a la chacra en el Paraje Atalaya; ambos lo hicieron  de manera un tanto violenta, de entrada nomas patearon la puerta de la vivienda como forma de intimidar a Guillen para que pague la supuesta deuda que mantenía con uno de los paraguayos.

De ahí en más, resta saber los pormenores sobre cómo se desencadenaron los hechos que terminaron con la vida de manera brutal y sangrienta, esa misma tarde-noche, de Cristaldo Espínola y su compañero de andanzas Denisse. Se supone que la muerte de las dos víctimas se habría producido por disparos de arma de fuego y algunas heridas de arma blanca. Los que conocen a Guillen indicaron que es una persona que maneja bien cualquier arma blanca por que durante años se desempeñó como carnicero. Una vez consumado el hecho delictivo de eliminar a Cristaldo Espínola y Dennise, el autor habría trasladado de a uno y a caballo los cuerpos de las víctimas. A Cristaldo Espínola lo arrojó en un cauce de agua ubicado en medio de un pinal en el sector denominado Loma Fina del Paraje Atalaya y a Dennise lo arrojó en un pajonal en cercanías al lugar conocido como Puente Negro por donde están las vías del ex ferrocarril Urquiza.

Los demás pormenores seguramente se ventilarán con el avance de la investigación o en todo caso cuando la causa se ventile en el debate oral y público que juzgará al o los acusados.

Un dato significativo, es que ahora hay mucha gente en Santo Tomé que termina reconociendo quien era Cristaldo Espínola y que actividades desarrollaba en Santo Tomé como para no despertar ningún tipo de sospechas de parte de las autoridades. Concretamente se dedicaba a la venta callejera de alfombras para pisos y ropas de cama. Lo hacía a bordo de una moto y su modalidad de ventas ofrecía muchas facilidades a sus ocasionales compradores como ser en cómodas cuotas. Así se desprende de varias personas que fueron sus clientes.

 

A todo esto, son seis los detenidos en la Alcaidía de la Unidad Regional Quinta a disposición de la justicia. Aparte de Alejandro Guillen y su concubina, está privado de su libertad un tal “Heidi” Ponce, en cuya vivienda se hospedaban las dos víctimas fatales. También hay tres ciudadanos brasileños, cuya participación en el doble homicidio es materia de investigación.


© 2008- 2018 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas