Banda de cuatreros nuevamente volvieron a carnear animales vacunos en la zona de San Germán

SANTO TOME. Oscar Almonacid, el propietario del establecimiento ganadero “San Germán Porá”, volvió a sufrir el flagelo del abigeato en su establecimiento. Días atrás, ocurrió un nuevo hecho delictivo donde los delincuentes no se conformaron con carnear varios animales, sino que degollaron algunos más y los dejaron tirados en el potrero. El productor calificó el hecho como un “ensañamiento” y una vez más puso de relieve la necesidad de mayor presencia de fuerzas de seguridad en las zonas rurales. “Esta situación de desprotección esta provocando el hartazgo del productor. El Fiscal Rural no le encuentra la punta al ovillo, el PRIAR no tiene recursos para actuar, ya no sé a qué otra autoridad recurrir”, indicó.

Desde el paraje San Germán Porá, Almonacid volvió a acudir a los medios de prensa para dar a conocer esta situación que desde hace mucho tiempo afecta a su establecimiento, y en la oportunidad señaló: “La verdad que estamos muy acosados por esta situación en la que permanentemente tenemos ingreso de personas ajenas que nos cortan los alambrados, no salvemos puntualmente quienes son, y nos carnean animales. En las dos últimas semanas llevamos perdidas seis cabezas, de las cuales se han llevado la carne en su gran mayoría, y tres matanzas de animales que han sido degollados pero que los dejaron enteros tirados en el campo con el sabido daño y perjuicio que eso económicamente significa. En función a todo esto, que no es nada nuevo para mí, ya que históricamente vengo padeciendo estos injustos desmanes, en todos los casos he hecho las denuncias correspondientes ya sea de forma presencial en el PRIAR o públicamente donde, entiendo, de oficio el PRIAR habrá actuado porque lamentablemente no tengo tiempo para hacer todas estas diligencias burocráticas que no llevan a ninguna solución al problema”, subrayó.

RECURRIR AL FISCAL RURAL

Más allá de esto, Almonacid informó que se acercó hasta la Fiscalía Rural. “Fui recibido por el Fiscal Rural Dr. Alejandro Leiva, pero la verdad es que todavía no encuentran la punta del ovillo para frenar este acuciante problema que constantemente nos afecta, que no nos da tregua, provocando el hartazgo del productor, del personal, porque cada vez con mayor frecuencia se pierde tiempo y dinero arreglando los alambrados de los distintos potreros”, sostuvo.

UN FLAGELO DE VIEJA DATA

Al ser consultado hace cuánto tiempo viene sufriendo este flagelo, si bien no supo precisar con exactitud, advirtió que en los últimos años se ha agravado considerablemente.

“Estos últimos tiempos se ha agravado de manera alarmante provocando un perjuicio inmenso, motivo por el cual he tomado la decisión de recurrir al Fiscal Rural para que, por favor, tome cartas en el asunto y seguramente él ya habrá entrado en contacto con gente del PRIAR para que empiecen a atender esta situación, pero hasta ahora no conseguimos ningún resultado favorable”, advirtió.

En cuanto a qué atribuye el hecho de que se hayan llevado algunos animales carneados y que hayan dejado otros animales degollados que no fueron aprovechados, dijo: “Yo creo que ya pasa por un ensañamiento, no entiendo la razón porque evidentemente ya no pasa por hambre, ya no pasa por la comercialización. Fueron tres los animales degollados. Las fotografías las hice llegar al jefe y el segundo jefe del PRIAR para que tomen nota y estén en conocimiento de este caso”.

PRIAR SIN RECURSOS PARA ACTUAR

En este sentido, el productor sostuvo que “en el último contacto que mantuve por audios de WhatsApp con el segundo jefe del PRIAR, comisario Fernández él me dice que no tiene móviles para venir a verificar lo que yo estaba denunciando, lo que pone en evidencia que estamos en una desprotección absoluta, estamos en las manos de Dios, esa es la verdad… ya no sé qué pensar de todo esto, y ya no sé a qué otra autoridad recurrir porque no basta con la preocupación del Fiscal; calculo que también a nivel provincial habrá autoridades que puedan tomar cartas en el asunto y brindar el apoyo que el productor necesita”, enfatizó.

AUMENTAN LOS HECHOS DELICTIVOS EN ESTABLECIMIENTOS RURALES

Un dato no menor es que en los últimos años ha aumentado considerablemente los casos de abigeato y otros delitos en establecimientos rurales cercanos a la Ruta Nac. 14, inclusive casos de bandas armadas que asaltan estancias, y robo de ganado menor.

“Me enteré lo que le ocurrió a la familia Bertrán del establecimiento Santa Bárbara, y es realmente lamentable porque evidentemente estamos entrando en un terreno de absoluta desprotección. Yo digo que las fuerzas de seguridad deben tener mayor presencia en las zonas rurales, y si la Policía Rural no puede, pedir ayuda a Gendarmería, a Prefectura Naval si es necesario. Curiosamente, esta gente que asaltó a mano armada la estancia Santa Bárbara dicen que hablaba en portugués, y podría estar relacionada con una conocida banda de la zona de Alvear. La verdad que llegar a estas instancias, nos llena de preocupación y nos pone a pensar cualquier cosa”, puntualizó.

 

Compartir nota