“Bajaron el martillo”: La Inspección General de Justicia dispuso la intervención al Club Barcelona

SANTO TOME. En medio de trascendidos que circularon en los últimos días en el ambiente deportivo de esta ciudad, especialmente del fútbol; este miércoles por la tarde se confirmó oficialmente que la Inspección General de Justicia de la Provincia de Corrientes efectivamente dispuso la inmediata intervención de la entidad Asociación Civil Club Barcelona a raíz de una serie de irregularidades administrativas que fueron detectadas por el organismo provincial, entre ellas el no haber llamado a asamblea en tiempo y forma y hasta se menciona la no rendición ante el Tribunal de Cuentas de la Provincia de un subsidio que oportunamente se les otorgara. La flamante Comisión normalizadora está integrada por Jorge Saúl Lorenzo, José Orlando Machado y Antonia Mieres y fue en la capital provincial que tomaron posesión de los cargos. Hasta este miércoles por la noche, integrantes de la anterior comisión directiva cuyos mandatos caducaron luego de la intervención dispuesta, se mostraron reacios a recibir la notificación que los deja afuera de la institución de los barrios del Sur. 

El malestar de un grupo de jugadores, ex jugadores y simpatizantes del Club Barcelona por que la Comisión Directiva que presidía hasta este miércoles la abogada Natalia Romero, no brindaba el mínimo apoyo a la actividad del fútbol, en especial a la Primera División; terminó por generar un corto circuito y un profundo malestar entre las partes, precisamente cuando las anteriores autoridades de la institución se habrían negado sistemáticamente a abonar el seguro obligatorio para el plantel de la Primera División en los partidos de la Liga Santotomeña de Fútbol, lo que obligó que los jugadores y simpatizantes se vieran obligados a realizar actividades como ser bingos y bonos colaboración para afrontar el pago del seguro obligatorio que les permitiese jugar.

A ello, algunos jugadores considerados del “Barca” de la primera hora y también simpatizantes; señalaron que nunca se les dejó participar de las asambleas que realizaba la por entonces comisión que en los papeles era presidida por Natalia Romero, pero que en verdad el que comandaba todos los manejos y desmanejos era el “Flaco”, a quien no le gusta la actividad futbolera y fue uno de los que en su momento impulsó la modificación del estatuto social del Club y este se pasase a llamar Asociación Civil Club Barcelona. A decir de algunas fuentes, esto permitió un manejo discrecional de la entidad que fuera fundada un 29 de diciembre del año 1982, apenas se inaugurara el Barrio San Martín. Pero esto no es todo, otra de las causales de la intervención dispuesta, fue que no se rindió un subsidio que rondaría los dos millones de pesos ante el Tribunal de Cuentas de la Provincia y el no haber llamado a asamblea para renovar autoridades en tiempo y forma.

 

Compartir nota

Publicaciones Similares